Catorce

Hay días que desaparezco

parece que todo se nubla para adentro

y dejo de estar

cuando es imposible articular una palabra

ni siquiera moverme e intentar salir

atenazado de mí.

Gritaría, quiero gritar, pero no puedo

y soy una abstracción

alguien que me miro desde lejos

en otra dimensión y no es agradable

esa sensación de irte alejando

y luchando por volver, entrar, ser

traspasar ese umbral, es solo un paso,

un gesto, una palabra, un roce.