Trece

No son tiempos de certezas, ni tenemos a qué aferrarnos cuando hasta el aire es sospechoso.

Y creemos que los males son para todos, y es una media verdad porque siempre pagan (mueren) los mismos.

No hace falta una confabulación de villanos.

La magia es que seguimos vivos.