La muerte del escritor. Siglo XXI. 2

Cada día me despierto como si todo fuera nuevo pero no. Es como si poco a poco fuera recordando, o sacando de la nebulosa, trozos de realidad que soy yo, que son las cosas que me rodean, que escucho, que siento. Me visto de todo esto para poder salir. Salir es mirarse para afuera, y dejar que te miren. Y cuando logro encajar en el engranaje (a veces me tranquiliza), me pierdo en eso otro y puedo no pensarme.

¿No sentirme?

La realidad es lo que interpretamos como realidad, pero también podemos perdernos en ese lugar. La introspección es un estado que puede alejarnos. Nada nos asegura la paz. Y me pregunto.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s