POEMA URGENTE PARA EL 2015

  POEMAURGENTE2015

 

Se me cayó la pena de tanto pasearla, se fue con su lágrima. Me dejó.

 

Buscaba las razones para sentirse feliz mientras miraba el aguacero que hacía interminable aquel momento.

 

Ahora, cada tanto, me gusta sentir el frío del suelo en mis pies.

 

Aprendemos a valorar cada abrazo como si fueran gotas de agua cayendo sobre nuestra lengua sedienta.

 

Sobreponernos al cansancio, al desánimo de las incertidumbres. No es un laberinto, sólo hay demasiadas puertas.

 

Me pregunto por el paso del tiempo sin encontrarle un sentido. A veces siento que siempre fui viejo. Otras, que nunca dejaré de ser niño.

 

No hay nada predeterminado, sólo decisiones que nos alejan, nos acercan.

Pero siempre estoy llegando.

 

Me despierto un sábado por la mañana: Papi, ya es de día! Tal vez la frase más profunda, por esencial. El acontecimiento. Como si fuera la primera vez.

 

Acostumbrados a las mentiras, las verdades son ilusas lejanías de mentes desviadas. Hasta que un día cae a plomo sobre nuestras cabezas.